Artículo 52 del Código Penal Explicado

1. No obstante lo dispuesto en los artículos anteriores y cuando el Código así lo determine, la multa se establecerá en proporción al daño causado, el valor del objeto del delito o el beneficio reportado por el mismo.

2. En estos casos, los jueces y tribunales impondrán la multa dentro de los límites fijados para cada delito, considerando para determinar en cada caso su cuantía, no sólo las circunstancias atenuantes y agravantes del hecho, sino principalmente la situación económica del culpable.

3. Si, después de la sentencia, empeorase la situación económica del penado, el juez o tribunal, excepcionalmente y tras la debida indagación de dicha situación, podrá reducir el importe de la multa dentro de los límites señalados por la ley para el delito de que se trate, o autorizar su pago en los plazos que se determinen.

4. En los casos en los que este Código prevé una pena de multa para las personas jurídicas en proporción al beneficio obtenido o facilitado, al perjuicio causado, al valor del objeto, o a la cantidad defraudada o indebidamente obtenida, de no ser posible el cálculo en base a tales conceptos, el Juez o Tribunal motivará la imposibilidad de proceder a tal cálculo y las multas previstas se sustituirán por las siguientes:

a) Multa de dos a cinco años, si el delito cometido por la persona física tiene prevista una pena de prisión de más de cinco años.

b) Multa de uno a tres años, si el delito cometido por la persona física tiene prevista una pena de prisión de más de dos años no incluida en el inciso anterior.

c) Multa de seis meses a dos años, en el resto de los casos.

art 52 cp

¿Qué nos indica el Artículo 52 del Código Penal?

El artículo 52 del Código Penal establece el criterio para determinar la cuantía de las multas impuestas a los infractores de la ley, teniendo en cuenta el daño causado, el valor del objeto del delito o el beneficio obtenido. Además, se considera la situación económica del culpable al momento de imponer la sanción.

El Artículo 52 del Código Penal: explicación sencilla

El objetivo principal del Artículo 52 del Código Penal es establecer un criterio equitativo para la imposición de multas, considerando tanto la gravedad del delito como la situación económica del culpable.

En primer lugar, se establece que cuando el Código Penal así lo determine, la multa se fijará en proporción al daño causado, el valor del objeto del delito o el beneficio obtenido. Esto significa que, en casos específicos, la cantidad a pagar como multa estará directamente relacionada con el perjuicio causado o el beneficio obtenido por el infractor.

Además, se establece que los jueces y tribunales encargados de imponer la multa deben tener en cuenta, para determinar su cuantía, tanto las circunstancias atenuantes y agravantes del hecho como la situación económica del culpable. Esto busca garantizar que la multa sea proporcional a la capacidad económica del infractor, evitando imponer sanciones excesivamente gravosas que puedan resultar desproporcionadas.

Por otro lado, el artículo establece una medida excepcional para aquellos casos en los que la situación económica del infractor empeore después de la sentencia. En estos casos, el juez o tribunal, tras investigar debidamente la situación económica actualizada, podrá reducir la cuantía de la multa dentro de los límites previstos por la ley para el delito en cuestión o autorizar su pago en plazos determinados. Esta medida busca adaptar la sanción económica a las actuales condiciones financieras del infractor, evitando que resulte excesivamente gravosa debido a un cambio negativo en su situación económica.

Finalmente, el artículo también establece un criterio para determinar la cuantía de las multas impuestas a las personas jurídicas. Si no es posible calcular la multa en base al beneficio obtenido, perjuicio causado, valor del objeto o cantidad defraudada, el juez o tribunal deberá motivar la imposibilidad de realizar dicho cálculo. En estos casos, las multas se sustituirán por las siguientes cuantías: de dos a cinco años si el delito cometido por una persona física tiene prevista una pena de prisión de más de cinco años, de uno a tres años si la pena de prisión prevista es de más de dos años y, en el resto de los casos, de seis meses a dos años.

En resumen, el Artículo 52 del Código Penal establece el criterio para determinar la cuantía de las multas, considerando el daño causado, el valor del objeto o beneficio del delito, así como la situación económica del infractor. Además, establece medidas para adaptar la multa en caso de cambio en la situación económica del infractor y fija pautas para las multas impuestas a personas jurídicas en casos en los que no sea posible calcular la sanción en base a ciertos factores.

magnifiercross