Artículo 332 del Código Penal Explicado

1. El que, contraviniendo las leyes u otras disposiciones de carácter general, corte, tale, arranque, recolecte, adquiera, posea o destruya especies protegidas de flora silvestre, o trafique con ellas, sus partes, derivados de las mismas o con sus propágulos, salvo que la conducta afecte a una cantidad insignificante de ejemplares y no tenga consecuencias relevantes para el estado de conservación de la especie, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses, e inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de seis meses a dos años.

La misma pena se impondrá a quien, contraviniendo las leyes u otras disposiciones de carácter general, destruya o altere gravemente su hábitat.

2. La pena se impondrá en su mitad superior si se trata de especies o subespecies catalogadas en peligro de extinción.

3. Si los hechos se hubieran cometido por imprudencia grave, se impondrá una pena de prisión de tres meses a un año o multa de cuatro a ocho meses, e inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de tres meses a dos años.

art 332 cp

¿Qué nos indica el Artículo 332 del Código Penal?

El Artículo 332 del Código Penal establece el castigo para aquellos que infrinjan las leyes o disposiciones generales relacionadas con la protección de las especies protegidas de flora silvestre. El artículo abarca una serie de acciones, como el corte, tale, arranque, recolección, adquisición, posesión o destrucción de estas especies o el comercio con ellas, sus partes, derivados o propágulos.

El objetivo de este artículo es proteger y preservar la flora silvestre, evitando su degradación o extinción. Para ello, se establecen penas de prisión de seis meses a dos años o multas de ocho a veinticuatro meses, así como la inhabilitación especial para profesión u oficio por un periodo de seis meses a dos años.

El artículo también incluye la destrucción o alteración grave del hábitat de estas especies dentro de su ámbito de sanción. Esto significa que cualquier acto que cause un daño significativo en el entorno natural donde estas especies habitan, también será castigado con las mismas penas de prisión y multa.

El Artículo 332 del Código Penal: explicación sencilla

En resumen, el artículo establece que está prohibido cortar, talar, arrancar, recolectar, adquirir, poseer o destruir especies protegidas de flora silvestre, así como traficar con ellas o sus partes. También se castiga la destrucción o alteración grave de su hábitat. Estas acciones están penadas con prisión o multa, dependiendo de la gravedad de la conducta y el impacto en la conservación de la especie.

Es importante destacar que, si las especies o subespecies están catalogadas en peligro de extinción, las penas se aplicarán en su mitad superior, aumentando su gravedad.

Además, si los hechos se cometen por imprudencia grave, las penas se reducen, pero aún se impone prisión o multa, junto con la inhabilitación especial para profesión u oficio.

En conclusión, el Artículo 332 del Código Penal busca proteger y preservar las especies protegidas de flora silvestre y su hábitat. Establece penas para aquellos que las perjudiquen, ya sea a través de la acción directa sobre las especies o mediante la alteración del entorno natural que necesitan para sobrevivir. Al conocer y respetar este artículo, contribuimos a la conservación de la biodiversidad y al equilibrio de los ecosistemas.

magnifiercross