Artículo 325 del Código Penal Explicado

1. Será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años, multa de diez a catorce meses e inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de uno a dos años el que, contraviniendo las leyes u otras disposiciones de carácter general protectoras del medio ambiente, provoque o realice directa o indirectamente emisiones, vertidos, radiaciones, extracciones o excavaciones, aterramientos, ruidos, vibraciones, inyecciones o depósitos, en la atmósfera, el suelo, el subsuelo o las aguas terrestres, subterráneas o marítimas, incluido el alta mar, con incidencia incluso en los espacios transfronterizos, así como las captaciones de aguas que, por sí mismos o conjuntamente con otros, cause o pueda causar daños sustanciales a la calidad del aire, del suelo o de las aguas, o a animales o plantas.

2. Si las anteriores conductas, por sí mismas o conjuntamente con otras, pudieran perjudicar gravemente el equilibrio de los sistemas naturales, se impondrá una pena de prisión de dos a cinco años, multa de ocho a veinticuatro meses e inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de uno a tres años.

Si se hubiera creado un riesgo de grave perjuicio para la salud de las personas, se impondrá la pena de prisión en su mitad superior, pudiéndose llegar hasta la superior en grado.

art 325 cp

¿Qué nos indica el Artículo 325 del Código Penal?

El Artículo 325 del Código Penal establece las penas y sanciones para aquellos que, de forma directa o indirecta, incumplan las leyes y regulaciones destinadas a proteger el medio ambiente. Estas violaciones pueden incluir emisiones, vertidos, radiaciones, extracciones, excavaciones, aterramientos, ruidos, vibraciones, inyecciones o depósitos en la atmósfera, suelo, subsuelo o las aguas terrestres, subterráneas o marítimas, incluso en los espacios transfronterizos. También se consideran acciones perjudiciales las captaciones de aguas que causen daños significativos a la calidad del aire, suelo, aguas, animales o plantas.

El Artículo 325 del Código Penal: explicación sencilla

El Artículo 325 del Código Penal busca proteger y preservar el medio ambiente, estableciendo las sanciones para aquellas personas que realicen acciones que perjudiquen la calidad del aire, suelo o aguas, así como la fauna y la flora. Estas acciones pueden incluir la emisión de sustancias contaminantes, el vertido de sustancias tóxicas, la extracción de recursos naturales sin los debidos permisos, entre otras. Además, se incluye la responsabilidad por captar agua de forma que cause daños significativos al medio ambiente.

En función de la gravedad de las acciones y su impacto en los sistemas naturales, se establecen diferentes penas. Para las conductas que puedan causar daños sustanciales pero no pongan en peligro grave el equilibrio de los sistemas naturales, se establece una pena de prisión de seis meses a dos años, multa de diez a catorce meses e inhabilitación especial para el ejercicio de determinadas profesiones por uno a dos años. Aquí se consideran tanto las acciones individuales como las acciones conjuntas con otros.

En el caso de que las acciones por sí mismas o en conjunto con otras pongan en peligro grave el equilibrio de los sistemas naturales, se impondrá una pena de prisión de dos a cinco años, multa de ocho a veinticuatro meses e inhabilitación especial para profesión u oficio por uno a tres años. Además, si estas acciones también suponen un riesgo grave para la salud de las personas, la pena de prisión se impondrá en su mitad superior, pudiendo llegar hasta la pena máxima.

En resumen, el Artículo 325 del Código Penal establece las sanciones para aquellos que, mediante acciones que incumplan la normativa, dañen el medio ambiente de manera significativa, poniendo en peligro el equilibrio de los sistemas naturales y la salud de las personas. El objetivo es proteger y preservar el medio ambiente, promoviendo un desarrollo sostenible y respetuoso con el entorno.

magnifiercross