Artículo 18 del Código Penal Explicado

1. La provocación existe cuando directamente se incita por medio de la imprenta, la radiodifusión o cualquier otro medio de eficacia semejante, que facilite la publicidad, o ante una concurrencia de personas, a la perpetración de un delito.

Es apología, a los efectos de este Código, la exposición, ante una concurrencia de personas o por cualquier medio de difusión, de ideas o doctrinas que ensalcen el crimen o enaltezcan a su autor. La apología sólo será delictiva como forma de provocación y si por su naturaleza y circunstancias constituye una incitación directa a cometer un delito.

2. La provocación se castigará exclusivamente en los casos en que la Ley así lo prevea.

Si a la provocación hubiese seguido la perpetración del delito, se castigará como inducción.

art 18 cp

¿Qué nos indica el Artículo 18 del Código Penal?

El Artículo 18 del Código Penal es un artículo que aborda el tema de la provocación y la apología de delitos. A través de este artículo, se establece cuándo y cómo se puede considerar que una persona ha cometido un delito al incitar a otros a cometer una conducta delictiva, así como el castigo correspondiente en estos casos. Además, se define lo que se entiende por apología y cuándo se considera que esta conducta constituye una incitación directa a cometer un delito.

El Artículo 18 del Código Penal: explicación sencilla

En términos sencillos, el Artículo 18 del Código Penal establece que la provocación se produce cuando se incita directamente a través de medios como la imprenta, la radiodifusión u otros medios de difusión eficaces, que permitan la publicidad, a la comisión de un delito. Esto significa que cualquier persona que promueva o fomente la comisión de un delito mediante la difusión de ideas o doctrinas, ya sea en público o a través de cualquier medio de comunicación, estará incurriendo en una conducta delictiva.

Por otro lado, el artículo también hace referencia a la apología, que se define como la exposición de ideas o doctrinas que ensalzan el crimen o enaltecen a su autor. Sin embargo, la apología solo será considerada delito si constituye una forma de provocación y si, por su naturaleza y circunstancias, presenta una incitación directa a cometer un delito. En otras palabras, no todas las manifestaciones de ideas o doctrinas que ensalzan el crimen o a su autor son consideradas delictivas, sino solo aquellas que incitan directamente a cometer un delito.

Es importante destacar que el artículo establece que la provocación solo se castigará en los casos en que la ley así lo prevea. Esto significa que no toda provocación será sancionada penalmente, sino solo aquellas que estén contempladas específicamente en la legislación. Además, si la provocación es seguida por la perpetración del delito, se castigará como inducción.

En resumen, el Artículo 18 del Código Penal establece las bases legales para la determinación y sanción de la provocación y la apología. Estas conductas se consideran delictivas cuando exista una incitación directa a cometer un delito a través de la difusión de ideas o doctrinas que ensalcen el crimen o enaltezcan a su autor. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no toda provocación o apología será considerada delito, sino solo aquellas conductas que estén contempladas específicamente en la ley.

magnifiercross