Artículo 8 del Código Penal Explicado

Los hechos susceptibles de ser calificados con arreglo a dos o más preceptos de este Código, y no comprendidos en los artículos 73 a 77, se castigarán observando las siguientes reglas:

1.ª El precepto especial se aplicará con preferencia al general.

2.ª El precepto subsidiario se aplicará sólo en defecto del principal, ya se declare expresamente dicha subsidiariedad, ya sea ésta tácitamente deducible.

3.ª El precepto penal más amplio o complejo absorberá a los que castiguen las infracciones consumidas en aquél.

4.ª En defecto de los criterios anteriores, el precepto penal más grave excluirá los que castiguen el hecho con pena menor.

art 8 cp

¿Qué nos indica el Artículo 8 del Código Penal?

El Artículo 8 del Código Penal establece las reglas a seguir cuando un hecho puede ser calificado con arreglo a dos o más preceptos de este mismo código y no se encuentra comprendido en los artículos 73 a 77. Estas reglas permiten determinar cuál de los preceptos debe aplicarse y qué circunstancias deben tenerse en cuenta para su aplicación.

El Artículo 8 del Código Penal: explicación sencilla

Este artículo establece las pautas a seguir cuando un hecho puede ser calificado bajo distintos delitos o infracciones penales. Es importante entender que el Código Penal establece diferentes tipos de delitos y cada uno de ellos tiene una pena específica. Cuando una conducta puede ser encuadrada en dos o más delitos, el artículo 8 nos indica cómo se debe determinar cuál de ellos debe aplicarse.

1.ª El precepto especial se aplicará con preferencia al general.
Esta regla establece que, cuando un hecho puede ser calificado bajo un precepto especial y otro más general del Código Penal, se aplicará en primer lugar el precepto especial. Con esto se busca que se tenga en cuenta la especificidad y particularidad del delito en cuestión antes que la norma más general.

2.ª El precepto subsidiario se aplicará sólo en defecto del principal, ya se declare expresamente dicha subsidiariedad, ya sea ésta tácitamente deducible.
En caso de que no se aplique el precepto especial, se debe recurrir al precepto subsidiario. Esta regla establece que solo cuando no sea posible aplicar el delito principal, ya sea porque no se declare expresamente su subsidiariedad o porque esta sea tácitamente deducible, se deberá aplicar el precepto subsidiario. Es decir, se recurre a la norma "de respaldo" cuando no es factible aplicar el delito principal.

3.ª El precepto penal más amplio o complejo absorberá a los que castiguen las infracciones consumidas en aquél.
Cuando un delito previsto en un precepto penal más amplio o complejo incluye las conductas que están reguladas en otros delitos más específicos, se aplica únicamente el delito más amplio. En otras palabras, si un delito abarca y contempla todas las acciones punibles que se encuentran también en otros delitos más específicos, solo se aplicará la normativa del delito más amplio y complejo.

4.ª En defecto de los criterios anteriores, el precepto penal más grave excluirá los que castiguen el hecho con pena menor.
Cuando no se puedan aplicar los criterios anteriores, se debe recurrir al principio de pena más grave. Esto significa que, si existen varios delitos que castigan el mismo hecho pero con penas diferentes, se aplicará el delito que tenga la pena más grave. En este caso, se excluyen los delitos que castiguen la conducta con una pena menor, ya que se busca establecer una proporcionalidad adecuada entre la conducta y su castigo.

En resumen, el Artículo 8 del Código Penal establece las reglas a seguir para determinar qué delito se aplica cuando un hecho puede ser calificado bajo varios preceptos penales. Estas reglas se basan en la especificidad del delito, la subsidiariedad, la absorción de delitos más amplios y complejos, y el principio de pena más grave.

magnifiercross