Artículo 608 del Código Penal Explicado

A los efectos de este capítulo, se entenderá por personas protegidas:

1.º Los heridos, enfermos o náufragos y el personal sanitario o religioso, protegidos por el I y II Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949 o por el Protocolo I Adicional de 8 de junio de 1977.

2.º Los prisioneros de guerra protegidos por el III Convenio de Ginebra de 12 de agosto de 1949 o por el Protocolo I Adicional de 8 de Junio de 1977.

3.º La población civil y las personas civiles protegidas por el IV Convenio de Ginebra de 12 de agosto de 1949 o por el Protocolo I Adicional de 8 de junio de 1977.

4.º Las personas fuera de combate y el personal de la Potencia Protectora y de su sustituto protegidos por los Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949 o por el Protocolo I Adicional de 8 de junio de 1977.

5.º Los parlamentarios y las personas que los acompañen, protegidos por el Convenio II de La Haya de 29 de julio de 1899.

6.º El personal de Naciones Unidas y personal asociado, protegidos por la Convención sobre la Seguridad del Personal de las Naciones Unidas y del Personal Asociado, de 9 de diciembre de 1994.

7.º Cualquier otra que tenga aquella condición en virtud del Protocolo II Adicional de 8 de junio de 1977 o de cualesquiera otros Tratados internacionales en los que España fuere parte.

art 608 cp

¿Qué nos indica el Artículo 608 del Código Penal?

El artículo 608 del Código Penal establece quiénes son consideradas personas protegidas en el contexto de los conflictos armados y otras situaciones de violencia. Para comprender completamente este artículo, es importante analizar y explicar cada término clave utilizado en su redacción.

En primer lugar, el artículo establece que las personas protegidas incluyen a los heridos, enfermos o náufragos, así como al personal sanitario o religioso. Estos individuos están protegidos por los I y II Convenios de Ginebra de 1949, o por el Protocolo I Adicional de 1977. La protección brindada a estas personas tiene como objetivo asegurar su bienestar y su acceso a la atención médica adecuada y humanitaria durante los conflictos.

En segundo lugar, el artículo menciona a los prisioneros de guerra, quienes están protegidos por el III Convenio de Ginebra de 1949 o por el Protocolo I Adicional de 1977. Esta protección busca garantizar el trato humano y digno de los prisioneros, así como su derecho a ser asistidos por las autoridades competentes.

En tercer lugar, el artículo hace referencia a la población civil y las personas civiles protegidas por el IV Convenio de Ginebra de 1949 o por el Protocolo I Adicional de 1977. Esta categoría incluye a todos aquellos individuos que no participan directamente en las hostilidades y que deben ser respetados y protegidos en todo momento. Esto implica que no deben ser objeto de ataques directos, sino que deben ser tratados con humanidad y sin discriminación.

En cuarto lugar, el artículo menciona a las personas fuera de combate, así como al personal de la Potencia Protectora y de su sustituto. Estas personas están protegidas por los Convenios de Ginebra de 1949 o por el Protocolo I Adicional de 1977. Las personas fuera de combate incluyen a aquellos individuos que están heridos, enfermos o rinden sin oponer resistencia. El personal de la Potencia Protectora y su sustituto son aquellos designados para brindar asistencia y protección a estas personas, asegurando su seguridad y su trato humano.

En quinto lugar, el artículo establece que los parlamentarios y las personas que los acompañan están protegidos por el Convenio II de La Haya de 1899. Esto implica que estas personas deben recibir un trato especial y deben ser respetadas y protegidas durante los conflictos armados, y deben tener garantizada su integridad física y su seguridad.

En sexto lugar, el artículo menciona al personal de las Naciones Unidas y al personal asociado. Estas personas están protegidas por la Convención sobre la Seguridad del Personal de las Naciones Unidas y del Personal Asociado de 1994. Esta protección tiene como objetivo asegurar que el personal de las Naciones Unidas y su personal asociado puedan ejercer sus funciones y tareas de manera segura y efectiva durante los conflictos armados.

Por último, el artículo establece que cualquier otra persona que tenga la condición de persona protegida según el Protocolo II Adicional de 1977 o cualquier otro tratado internacional del cual España forme parte, también estará protegida. Esto significa que las personas que cumplan con los requisitos establecidos en los tratados internacionales tendrán derecho a ser tratadas con humanidad y a recibir protección durante los conflictos.

El Artículo 608 del Código Penal: explicación sencilla

El artículo 608 del Código Penal español establece quiénes son consideradas personas protegidas en situaciones de conflictos armados y violencia. Estas personas incluyen a los heridos, enfermos o náufragos, al personal sanitario o religioso, a los prisioneros de guerra, a la población civil, a las personas fuera de combate y al personal de las Naciones Unidas, entre otros.

Esta protección tiene como objetivo garantizar la seguridad y el bienestar de estas personas, así como su acceso a la atención médica adecuada y humanitaria. Los tratados internacionales, como los Convenios de Ginebra y el Protocolo II Adicional, establecen los derechos y las obligaciones de las partes involucradas en los conflictos armados.

Es importante destacar que la protección de estas personas se basa en principios fundamentales como la humanidad, la no discriminación y el trato digno. Esto implica que no deben ser objeto de ataques directos y que deben ser tratados con respeto y cuidado durante los conflictos.

En resumen, el artículo 608 del Código Penal español establece quiénes son consideradas personas protegidas en situaciones de conflictos armados y violencia. Esta protección tiene como objetivo garantizar la seguridad y el bienestar de estas personas, así como su acceso a la atención médica adecuada y humanitaria.

magnifiercross