Artículo 231 del Código Penal Explicado

1. El que, teniendo a su cargo la crianza o educación de un menor de edad o de una persona con discapacidad necesitada de especial protección, lo entregare a un tercero o a un establecimiento público sin la anuencia de quien se lo hubiere confiado, o de la autoridad, en su defecto, será castigado con la pena de multa de seis a doce meses.

2. Si con la entrega se hubiere puesto en concreto peligro la vida, salud, integridad física o libertad sexual del menor de edad o de la persona con discapacidad necesitada de especial protección se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años.

art 231 cp

¿Qué nos indica el Artículo 231 del Código Penal?

El Artículo 231 del Código Penal se refiere a un delito relacionado con la crianza y educación de menores de edad o personas con discapacidad que requieren especial protección. Este artículo establece y penaliza la entrega de estos individuos a terceros o a establecimientos públicos sin el consentimiento de quien los ha confiado o de la autoridad competente.

En este artículo se distinguen dos situaciones diferentes con respecto a las consecuencias y la gravedad del delito:

1. Entrega de menores o personas con discapacidad sin consentimiento
La primera situación se refiere a la entrega de un menor de edad o una persona con discapacidad a un tercero o a un establecimiento público sin el consentimiento de la persona que está a cargo de su crianza o educación, o sin el permiso de la autoridad si no se ha confiado a nadie en particular. Esta acción está contemplada como un delito y puede ser sancionada con una multa de seis a doce meses.

2. Entrega poniendo en peligro la vida, salud, integridad física o libertad sexual
La segunda situación se presenta cuando la entrega de un menor de edad o una persona con discapacidad pone en peligro su vida, salud, integridad física o libertad sexual. En este caso, el delito es considerado más grave y puede ser castigado con una pena de prisión de seis meses a dos años.

El Artículo 231 del Código Penal: explicación sencilla

En un lenguaje simple y comprensible para cualquier ciudadano sin conocimientos de leyes, el Artículo 231 del Código Penal establece que es ilegal entregar a un menor de edad o a una persona con discapacidad que necesita protección especial a un tercero o a un establecimiento público sin contar con el consentimiento de quien lo tiene a su cargo o de la autoridad correspondiente.

Si esta entrega se realiza sin el permiso adecuado, se comete un delito que puede ser sancionado con una multa de seis a doce meses.

No obstante, si con esta entrega se pone en peligro la vida, salud, integridad física o libertad sexual del menor de edad o de la persona con discapacidad, el delito es considerado más grave y puede ser castigado con una pena de prisión de seis meses a dos años.

En resumen, este artículo tiene como objetivo proteger a los menores de edad y a las personas con discapacidad que necesitan especial protección, evitando que sean entregados a terceros o a establecimientos públicos sin el consentimiento adecuado y garantizando su seguridad y bienestar.

magnifiercross