Artículo 202 del Código Penal Explicado

1. El particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviere en la misma contra la voluntad de su morador, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años.

2. Si el hecho se ejecutare con violencia o intimidación la pena será de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses.

art 202 cp

¿Qué nos indica el Artículo 202 del Código Penal?

El Artículo 202 del Código Penal de España establece las leyes y sanciones relacionadas con la intrusión en moradas ajenas, es decir, cuando una persona entra o se mantiene en la vivienda de otra persona sin permiso. Este artículo distingue diferentes circunstancias y grados de violación de morada, con el objetivo de proteger el derecho a la privacidad y seguridad de los ocupantes legales de una vivienda.

El Artículo 202 del Código Penal: explicación sencilla

El Artículo 202 del Código Penal establece que cualquier persona que entre o se mantenga en una vivienda ajena sin permiso, y en contra de la voluntad del propietario o morador, será castigado con una pena de prisión que va desde los seis meses hasta los dos años. Esto se aplica incluso si el intruso no habita habitualmente en dicha vivienda.

No es necesario que la morada se encuentre cerrada o que exista violencia o intimidación para aplicar este artículo. Basta con que la entrada o la permanencia sea sin consentimiento. La finalidad de esta ley es asegurar el derecho a la inviolabilidad del domicilio, manteniendo la propiedad y el uso exclusivo de las viviendas en manos de sus legítimos ocupantes.

Sin embargo, el Artículo 202 distingue una situación más grave cuando la intrusión se realiza mediante el uso de violencia o intimidación. En estos casos, la pena de prisión será de uno a cuatro años, y además se aplicará una multa que oscila entre seis y doce meses.

En conclusión, el Artículo 202 del Código Penal de España protege el derecho a la inviolabilidad del domicilio y establece consecuencias legales para aquellos que ingresen o se mantengan en una vivienda ajena sin autorización. La gravedad de la pena depende de si se comete el delito con violencia o intimidación, lo que demuestra el propósito de proteger la seguridad y la paz de los ocupantes legales.

magnifiercross