Artículo 234 del Código Penal Explicado

1. El que, con ánimo de lucro, tomare las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño será castigado, como reo de hurto, con la pena de prisión de seis a dieciocho meses si la cuantía de lo sustraído excediese de 400 euros.

2. Se impondrá una pena de multa de uno a tres meses si la cuantía de lo sustraído no excediese de 400 euros, salvo si concurriese alguna de las circunstancias del artículo 235. No obstante, en el caso de que el culpable hubiera sido condenado ejecutoriamente al menos por tres delitos comprendidos en este Título, aunque sean de carácter leve, siempre que sean de la misma naturaleza y que el montante acumulado de las infracciones sea superior a 400 €, se impondrá la pena del apartado 1 de este artículo.

No se tendrán en cuenta antecedentes cancelados o que debieran serlo.

3. Las penas establecidas en los apartados anteriores se impondrán en su mitad superior cuando en la comisión del hecho se hubieran neutralizado, eliminado o inutilizado, por cualquier medio, los dispositivos de alarma o seguridad instalados en las cosas sustraídas.

art 234 cp

¿Qué nos indica el Artículo 234 del Código Penal?

El Artículo 234 del Código Penal establece las acciones que constituyen el delito de hurto, así como las penas correspondientes para quienes las cometan. Es importante destacar y entender cada palabra clave y el mensaje general del artículo para asegurar una comprensión completa de su contenido.

El Artículo 234 del Código Penal: explicación sencilla

El artículo se divide en tres apartados, los cuales abordan diferentes aspectos del delito de hurto y sus consecuencias legales.

El primer apartado establece que aquel que, con el objetivo de obtener beneficios económicos, tome posesión de bienes muebles de otra persona sin su consentimiento será considerado culpable de hurto. Para que el delito se considere como tal, la cantidad de los bienes sustraídos debe superar los 400 euros. Es importante destacar que el elemento clave en esta definición es el ánimo de lucro, es decir, la intención de obtener ganancias económicas a través del acto de hurto.

El segundo apartado se refiere a los casos en los que la cantidad de los bienes sustraídos no excede los 400 euros. En estos casos, el delincuente será sancionado con una multa de uno a tres meses, a menos que se cumpla alguna de las circunstancias descritas en el artículo 235. No obstante, si el culpable ha sido condenado previamente por al menos tres delitos del mismo tipo incluidos en el mismo Título del Código Penal, y la suma total de las infracciones supera los 400 euros, se aplicará la pena de prisión establecida en el primer apartado. Cabe destacar que los antecedentes penales cancelados o pendientes de cancelación no serán tomados en consideración para este tipo de condena.

El tercer apartado establece que las penas estipuladas en los apartados anteriores se incrementarán en su mitad superior cuando se haya neutralizado, eliminado o inutilizado de cualquier manera los dispositivos de alarma o seguridad instalados en los bienes sustraídos. Esto implica que si el delincuente adopta medidas para evitar la detección o protección de los bienes que intenta sustraer, la pena se agravará.

En resumen, el artículo 234 del Código Penal establece las acciones y las consecuencias legales del delito de hurto. Se enfoca en aquellos casos en los que el delincuente toma posesión de bienes muebles ajenos con la intención de obtener beneficios económicos. Las penas varían dependiendo de la cantidad de bienes sustraídos y la presencia de circunstancias agravantes, como la neutralización de dispositivos de alarma o seguridad. Es importante destacar que, para la aplicación de ciertas penas, se toma en cuenta el historial delictivo del culpable.

magnifiercross