Artículo 21 del Código Penal Explicado

Son circunstancias atenuantes:

1.ª Las causas expresadas en el capítulo anterior, cuando no concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos.

2.ª La de actuar el culpable a causa de su grave adicción a las sustancias mencionadas en el número 2.º del artículo anterior.

3.ª La de obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan producido arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad semejante.

4.ª La de haber procedido el culpable, antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra él, a confesar la infracción a las autoridades.

5.ª La de haber procedido el culpable a reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos, en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la celebración del acto del juicio oral.

6.ª La dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, siempre que no sea atribuible al propio inculpado y que no guarde proporción con la complejidad de la causa.

7.ª Cualquier otra circunstancia de análoga significación que las anteriores.

art 21 cp

¿Qué nos indica el Artículo 21 del Código Penal?

El Artículo 21 del Código Penal establece las circunstancias que pueden atenuar la responsabilidad penal de una persona acusada de cometer un delito. Las circunstancias atenuantes son consideradas como elementos que disminuyen la gravedad del delito y, por tanto, pueden llevar a una pena más leve.

Este artículo enumera siete circunstancias que pueden ser consideradas atenuantes, las cuales son:

  1. Las causas expresadas en el capítulo anterior, cuando no concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos.
  2. La de actuar el culpable a causa de su grave adicción a las sustancias mencionadas en el número 2.º del artículo anterior.
  3. La de obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan producido arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad semejante.
  4. La de haber procedido el culpable, antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra él, a confesar la infracción a las autoridades.
  5. La de haber procedido el culpable a reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos, en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la celebración del acto del juicio oral.
  6. La dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, siempre que no sea atribuible al propio inculpado y que no guarde proporción con la complejidad de la causa.
  7. Cualquier otra circunstancia de análoga significación que las anteriores.

El Artículo 21 del Código Penal: explicación sencilla

El Artículo 21 del Código Penal establece las condiciones bajo las cuales una persona puede beneficiarse de circunstancias atenuantes en caso de ser acusada de cometer un delito. Estas circunstancias son consideradas como elementos que disminuyen la gravedad del delito y pueden llevar a una pena más leve.

El artículo menciona siete circunstancias específicas que pueden ser consideradas atenuantes. A continuación, se explica qué implica cada una de estas circunstancias:

  1. Las causas expresadas en el capítulo anterior, cuando no concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos: Esto significa que si se cumplen algunas de las condiciones que eximen de responsabilidad, pero no todas, se considera una circunstancia atenuante.
  2. La de actuar el culpable a causa de su grave adicción a las sustancias mencionadas en el número 2.º del artículo anterior: Si la persona comete el delito debido a una adicción grave a ciertas sustancias, se considera una circunstancia atenuante.
  3. La de obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan producido arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad semejante: Si el acusado actuó impulsado por motivos fuertes que le llevaron a un estado emocional intenso, se considera una circunstancia atenuante.
  4. La de haber procedido el culpable, antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra él, a confesar la infracción a las autoridades: Si el acusado confiesa el delito antes de saber que es investigado, se considera una circunstancia atenuante.
  5. La de haber procedido el culpable a reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos, en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la celebración del acto del juicio oral: Si la persona acusada repara o intenta disminuir el daño causado a la víctima antes del juicio, se considera una circunstancia atenuante.
  6. La dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, siempre que no sea atribuible al propio inculpado y que no guarde proporción con la complejidad de la causa: Si el proceso judicial se retrasa excesivamente y esto no es culpa del acusado y no guarda relación con la complejidad del caso, se considera una circunstancia atenuante.
  7. Cualquier otra circunstancia de análoga significación que las anteriores: Se pueden considerar otras circunstancias parecidas a las mencionadas anteriormente como atenuantes, dependiendo de la gravedad y relevancia del caso.

Estas circunstancias atenuantes pueden tener un efecto significativo en el proceso judicial y en la determinación de la pena final. Es importante que tanto los ciudadanos como los profesionales del derecho comprendan estas circunstancias para que puedan aplicarlas adecuadamente en la práctica judicial.

magnifiercross