Artículo 208 del Código Penal Explicado

Es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.

Solamente serán constitutivas de delito las injurias que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves, sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 4 del artículo 173.

Las injurias que consistan en la imputación de hechos no se considerarán graves, salvo cuando se hayan llevado a cabo con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad.

art 208 cp

¿Qué nos indica el Artículo 208 del Código Penal?

El Artículo 208 del Código Penal español se refiere al delito de injuria, estableciendo su definición, la gravedad necesaria para que constituya un delito y las excepciones en caso de imputación de hechos. Vamos a analizar detalladamente cada palabra y concepto clave de este artículo.

El Artículo 208 del Código Penal: explicación sencilla

El Artículo 208 del Código Penal establece que la injuria es una acción o expresión que atenta contra la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o afectando su propia estimación. Es decir, se considera injuria cualquier acción o expresión que dañe la honorabilidad o reputación de alguien.

Para que una injuria sea considerada delito, deben cumplirse ciertos requisitos. Debe ser pública, es decir, conocida por un número indeterminado de personas, y además debe ser considerada como grave por la sociedad. Esto implica que no todas las injurias serán constitutivas de delito, solo las que cumplan con estos requisitos. Sin embargo, el apartado 4 del artículo 173 establece excepciones a esta gravedad en casos de injurias cometidas en el ámbito familiar o doméstico.

Es importante destacar que las injurias que consistan en la imputación de hechos no se considerarán graves, a menos que se hayan realizado con conocimiento de que son falsos o con un desprecio injustificado hacia la verdad. Esto significa que, en general, las injurias basadas en la imputación de hechos no serán consideradas delito, a menos que se cumpla alguna de estas condiciones.

En resumen, el Artículo 208 del Código Penal Español define la injuria como una acción o expresión que daña la dignidad de una persona, afectando su reputación o autoestima. Solo serán consideradas delito las injurias que sean conocidas por un número indeterminado de personas y sean consideradas graves por la sociedad. Las injurias basadas en la imputación de hechos no suelen ser consideradas graves, a menos que se realicen con conocimiento de su falsedad o con un desprecio injustificado hacia la verdad.

magnifiercross