Artículo 126 del Código Penal Explicado

1. Los pagos que se efectúen por el penado o el responsable civil subsidiario se imputarán por el orden siguiente:

1.º A la reparación del daño causado e indemnización de los perjuicios.

2.º A la indemnización al Estado por el importe de los gastos que se hubieran hecho por su cuenta en la causa.

3.º A las costas del acusador particular o privado cuando se impusiere en la sentencia su pago.

4.º A las demás costas procesales, incluso las de la defensa del procesado, sin preferencia entre los interesados.

5.º A la multa.

2. Cuando el delito hubiere sido de los que sólo pueden perseguirse a instancia de parte, se satisfarán las costas del acusador privado con preferencia a la indemnización del Estado. Tendrá la misma preferencia el pago de las costas procesales causadas a la víctima en los supuestos a que se refiere el artículo 14 de la Ley del Estatuto de la Víctima del Delito.

art 126 cp

¿Qué nos indica el Artículo 126 del Código Penal?

El Artículo 126 del Código Penal hace referencia a los pagos que deben realizar el penado o el responsable civil subsidiario en caso de cometer un delito. Establece un orden específico en el que se deben imputar estos pagos, priorizando la reparación del daño causado y la indemnización de los perjuicios. Además, se establece el pago de indemnización al Estado por los gastos realizados en la causa, así como el pago de las costas del acusador particular o privado cuando corresponda. También se incluyen las demás costas procesales, sin preferencia entre los interesados, y finalmente se menciona la multa.

El Artículo 126 del Código Penal: explicación sencilla

El Artículo 126 del Código Penal establece el orden en el que se deben imputar los pagos que debe realizar el penado o el responsable civil subsidiario en caso de cometer un delito.

En primer lugar, se debe destinar el pago a la reparación del daño causado y la indemnización de los perjuicios ocasionados por el delito. Esto significa que aquel que comete el delito tiene la obligación de compensar a la víctima por el daño sufrido, ya sea de índole material o moral.

En segundo lugar, se establece la obligación de indemnizar al Estado por los gastos que este haya realizado en el desarrollo de la causa. Esto implica que aquel que haya cometido el delito deberá reembolsar al Estado los gastos en los que este haya incurrido para llevar a cabo las investigaciones, el juicio y demás acciones necesarias.

En tercer lugar, se menciona el pago de las costas del acusador particular o privado si se establece en la sentencia que es el responsable de su pago. Esto significa que si la acusación ha sido llevada a cabo por un particular o una entidad privada, y se le impone el pago de las costas en la sentencia, el penado o responsable civil subsidiario deberá hacerse cargo de estos costos.

En cuarto lugar, se establece el pago de las demás costas procesales, incluyendo las de la defensa del procesado, sin establecer preferencia entre los interesados. Esto significa que se deben cubrir todos los gastos derivados del proceso judicial, tanto los correspondientes a la acusación como a la defensa, sin establecer prioridad entre ellos.

Finalmente, se menciona la multa, que es una sanción económica impuesta al penado como consecuencia de la comisión del delito. Este pago tendrá un lugar en último término, una vez se hayan cubierto todos los otros conceptos mencionados anteriormente.

En resumen, el Artículo 126 del Código Penal establece el orden en el que se deben imputar los pagos relacionados con un delito, priorizando la reparación del daño causado y la indemnización de los perjuicios, seguido de los gastos realizados por el Estado, las costas del acusador particular o privado, las demás costas procesales y, por último, la multa. Esto busca asegurar la compensación a las víctimas y el resarcimiento de los daños ocasionados.

magnifiercross